tipos de placas solares

Descubre los tipos de placas solares, su funcionamiento, rentabilidad y más…

Los constantes avances tecnológicos y energéticos en el mundo de las energías renovables han revolucionado el mercado en los últimos años, dando lugar a diversas tecnologías que permiten aprovechar la energía del sol.

En la actualidad existen dos grandes tipos de placas solares.

En este artículo nos gustaría explicarte en qué consiste su funcionamiento y en qué se diferencian unas de otras.

Placas solares: dos grandes tipos

En concreto, existen dos grandes tipos de placas solares en el mercado actual. A continuación, te las presentamos a detalle:

  1. Placas solares fotovoltaicas

Estas placas se encargan de transformar la energía del sol en electricidad. Son una excelente alternativa para generar electricidad sin contaminar al entorno natural.

Generalmente, este tipo de placas solares están compuestas por células fotovoltaicas de silicio que tienen la capacidad de transformar la energía lumínica, en eléctrica, a través de un determinado efecto fotoeléctrico.

Dicho proceso se origina cuando las partículas que componen la luz, también conocidas como fotones, impactan contra el silicio que contiene la placa solar. Cuando la luz incide sobre la placa, los fotones proceden a “bombardear” a los átomos de silicio y liberan electrones que producen corriente eléctrica continua y la corriente continua se puede transformar en corriente alterna para alimentar aparatos eléctricos.

Utilidad de las placas solares fotovoltaicas

Las placas solares fotovoltaicas sirven para generar electricidad a partir de la energía solar. Si estás interesado en reducir significativamente tu factura de luz, ahorrando dinero y bajando tu consumo eléctrico, deberías instalar paneles fotovoltaicos en tu vivienda

Los paneles fotovoltaicos se utilizan tanto a gran escala en huertos de producción de energía solar, como en pequeña y mediana escala, tanto para autoconsumo como para abastecer instalaciones que no tienen acceso a la red eléctrica. Si no sabes qué tipo de instalación necesitas, pregunta a AC FOTOVOLTAICA, y te asesoraremos.

Tipos de paneles fotovoltaicos

Las placas solares fotovoltaicas también se subdividen en tres grandes tipos:

  • Placas solares monocristalinas

Están compuestas por células de silicio monocristalino, un material obtenido a partir de un único cristal de silicio orientado de una determinada manera. Por esta razón, estas placas muestran un color negro uniforme.

Los costes de fabricación de estos paneles tienden a ser ligeramente más altos, pero tienen un mayor grado de eficiencia, es decir, generan más potencia en una misma área en comparación con las alternativas del mercado

  • Placas solares policristalinas

Estas se componen de células de silicio policristalino, un material que se obtiene cortando un bloque de silicio que se ha solidificado en crisol, un proceso que resulta en un bloque compuesto de pequeños cristales con distintas orientaciones. Por esta razón los paneles fotovoltaicos policristalinos muestran un color heterogéneo de varias tonalidades de azul.

Este procedimiento es menos costoso comparado con la fabricación de módulos monocristalinos, sin embargo, su eficiencia es algo menor, necesitando una mayor área para obtener la misma potencia.

  • Placas solares de capa fina

También se conocen como paneles solares amorfos y son los que tienen el costo de fabricación más bajo y la peor eficiencia.

En los últimos años la instalación de dichas placas ha mermado casi por completo. El motivo es simple: los precios de los cristalinos se han desplomado significativamente, haciendo que las placas solares de silicio amorfo no sean para nada competentes frente a los paneles policristalinos y monocristalinos.

En cualquier caso, no te tienes que preocupar por la clase de paneles que se van a instalar, ya que en AC FOTOVOLTAICA estamos continuamente consultando las variaciones del coste de los módulos y velamos para ofrecerte la mejor relación generación-coste.

  1. Placas solares térmicas

distintos tipos de placas solares

Las placas solares térmicas transforman la energía solar en calor o, en otras palabras, en energía térmica.

En esencia, los colectores recogen los rayos del sol y la utilizan para efectos de calefacción. Pueden ser utilizadas tanto a nivel doméstico como industrial para calentar agua u otro fluido utilizado para climatización

Básicamente, estos paneles térmicos sirven para calentar el agua que circula por su interior de forma segura y limpia.

Tipos de paneles solares térmicos

 

Colector de baja temperatura

Se utiliza a nivel doméstico para preparar el agua caliente sanitaria y para el sistema de calefacción. Su temperatura máxima es de 50ºC.

Colector de media temperatura

La única diferencia con el anterior es que incluye una cubierta transparente que evita la pérdida de calor. De esa forma la temperatura alcanza los 90ºC.

Colector de alta temperatura

Este colector en particular incluye una cubierta adicional. Por eso la temperatura alcanza los 150ºC.

Rentabilidad

fotovoltaica

Como ya conoces un poco más sobre el funcionamiento de los dos tipos de placas solares, nos gustaría ahondar en sus respectivos grados de rentabilidad.

En tal sentido, lo primero que debemos decirte es que sería muy irresponsable darte cifras puntuales ya que la rentabilidad se ve influenciada por muchos factores, pero en líneas generales, la inversión requerida para obtener una instalación fotovoltaica se recupera en un periodo de 5 a 8 años, dependiendo del grado de aprovechamiento de la energía.

Los paneles solares térmicos, en su lugar, tardan algo más en rentabilizarse, ya que la energía que captan se puede destinar únicamente a ACS y a calefacción, limitando su aplicación y, por consiguiente, el ahorro que pueden producir.

Es importante que sepas que las instalaciones fotovoltaicas surten muchísimos beneficios, entre ellos su larga vida útil, que oscila entre los 25 y 30 años, por lo que, si se recupera la inversión en 7 años, se obtienen 18 años de beneficio en forma de ahorro, por lo tanto, es muy acertado decir que invertir en ellas es una decisión completamente sabia. Otro de los beneficios de las instalaciones fotovoltaicas es que comienzan a dar resultados desde el momento en el que se pone en marcha la instalación, ya que comienza a producir energía desde el primer minuto, y esa energía se consume directamente en tu hogar, reduciendo la energía consumida de la red eléctrica.

Las placas solares fomentan el ahorro

En España es 100% rentable instalar paneles solares de última tecnología. Sus efectos son notorios en tu factura de luz, y la inversión se puede recuperar en 5 o 7 años, y por si fuese poco, le aportan grandes beneficios al planeta.

En conclusión, los paneles solares tienen numerosos beneficios a nivel doméstico, industrial y ambiental.

Si te gustaría conocer más sobre este tema te invitamos a contactar con AC FOTOVOLTAICA para cualquier instalación de placas solares en Málaga, Granada, Jaén o Almería . Su equipo de trabajo está especializado en la instalación de paneles solares fotovoltaicos y te ofrecerán un excelente resultado.